Skip to main content

El protegido

el-protegido

No sé si habréis visto la peli El Protegido, yo sólo la he visto una vez y fue en la TV, hace relativamente poco. El caso es que, a pesar de los malos juicios que hacen las críticas sobre esta peli de Shyamalan, a mí me pareció excelente. Os cuento un poco de qué va por si alguien no la ha visto, aunque imagino que la mayoría sí lo ha hecho. Os voy a copiar un breve resumen que encontré por internet, no creo que se le pueda considerar un spoiler porque habla sobre cosas que suceden al principio de la peli, pero de todas formas si lo queréis leer y no habéis visto la peli, allá vosotros (aunque ya digo que es el argumento que solían poner en cartelera y tal, así que no creo que haya mayor riesgo, sin embargo sí debo avisaros de mi crítica posterior, en la que quizá sí digo algunas cosillas que no debería decir, aunque ya avisados la decisión sobre si leerlo o no es vuestra..).

“‘El Protegido’ aborda la historia de David Dunn (Bruce Willis), un guardia de seguridad que se convierte en el único superviviente de un accidente ferroviario. Su encuentro con un amante de los cómics de superhéroes llamado Elijah Price (Samuel L. Jackson), que padece una rara enfermedad productora de una extrema debilidad en su estructura ósea provocará un sentimiento de incertidumbre sobre su propia naturaleza: ¿Será David un superhéroe a semejanza de los hallados en los tebeos de la Marvel o sólo es una idea surgida de la mente de un extraño enajenado”

david

Lo que me parece absolutamente genial de esta película es la realidad con la que Shyamalan trata un asunto aparentemente fantástico, un asunto de superhéroes que no deja de ser una fantasía a los ojos de todos, pero a la vez el director construye personajes y situaciones tan reales en la película que te acabas creyendo que estas cosas suceden en la realidad. Toda esa mezcla fantástica acaba siendo tan real que deja de ser fantasía.

Todos nosotros hemos soñado alguna vez con que personajes tan fabulosos como los de los libros, cómics, y pelis que vemos, existan en realidad. Lo que no nos planteamos es cómo serían las cosas si esto sucediera, lo vemos lejano, como demasiado fantástico, algo fuera del mundo. Pues bien, Shyamalan acaba con ese sentimiento de lejanía y trae el asunto a la cruda realidad.

Esto ocurre en parte por varias razones. El superhéroe (Bruce Willis) es un hombre muy humano, nunca mejor dicho. Es un personaje con problemas familiares y psicológicos muy trabajados, lo mismo ocurre con el antihéroe, en este caso Samuel L. Jackson. Los dos personajes claves de la película evolucionan psicológicamente de una forma tan real que te parece mentira que esos personajes no puedan ser también reales en la vida cotidiana.

Así, te acabas creyendo una historia en la que el superhéroe no lanza rayos, ni vuela, ni puede hacer campos de fuerza, y sin embargo sus poderes no dejan de ser un hecho fantástico, pues sí tiene dones especiales bastante exagerados o pronunciados para que parezcan fantásticos, pero son dones que, a la vez, vemos muy cercanos a nosotros. No como volar sin ningún aparato extraño, o controlar el tiempo, sino como tener una fuerza sobrehumana (lo cual lo vemos diariamente en las luchas, el karate, etc, quiero decir, es algo probable) y tener ciertas premoniciones o intuiciones (hay gente que dice intuir cosas que luego pasan, es como una especie de leyenda y aunque no lo creamos también nos resulta probable).

Asimismo, es una historia en la que el villano es más desagradable que cualquier personaje de cómic por el simple hecho de parecer mucho más real. Todo esto nos queda increíblemente cercano y es lo que hace la peli tan excelente. Esa mezcla entre fantasía y realidad que queda REAL.

Por otra parte, el juego que se da entre los personajes protagonistas, entre el héroe y el villano, es espectacular. El héroe está predestinado a serlo de una forma u otra, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, decían en Spiderman, y lo mismo ocurre aquí. El héroe una vez conoce sus dones, no puede quedarse tal cual, siguiendo su vida como si nada, las cosas cambian, y es entonces cuando tiene que decidir, entre joder al mundo o ayudarle. El villano se pasa la vida buscando a alguien con sus mismas capacidades y que pueda deternerle. Sin darse cuenta busca a su antagonista mediante sus actos, y claro, para que la balanza esté bien equilibrada, siempre lo encuentra. Muchas veces el héroe no quiere serlo, ya le es difícil solucionar sus problemas personales como para tener que solucionar también los de todo el Mundo, en realidad lo que el héroe debe plantearse es si debe preocuparse sólo por él mismo o únicamente por el Mundo. Esto es a fin de cuentas lo que distingue al héroe y al villano, la decisión entre el interés individual o el colectivo.

Pero, siendo francos ¿por qué tendría que ayudar alguien tan especial a un Mundo que se cae a pedazos por culpa de sus propios componentes?. Realmente aquí no estoy acabando de hablar de la peli de Shyamalan, sino de la relación entre villanos y héroes. He generalizado un poco, la cosa es que no siempre es así, ni mucho menos. En esta peli, por ejemplo, el villano no busca sus intereses individuales es un malo muy preocupado por el Mundo. Es el villano el que busca al héroe (de forma totalmente terrorista) para que éste pueda ayudar al Mundo, y creo que es eso lo que hace de él un villano tan interesante. Un villano preocupado por la máxima “haz el mayor bien al mayor número”, ¿qué importa la muerte de unos cuantos si puedes salvar a muchos más?. Es un villano complicado, la verdad. Y si lo piensas, seguramente él mismo cree que es bueno, y que le hace un favor al Mundo (y en parte es así).

Nunca dejan de sorprenderme las cosas que se pueden sacar de las pelis ya vistas.

ptu-2016

2016, año de cambios “Ya estamos próximos a cerrar la primera mitad de esta década de cambios”

Ya estamos próximos a cerrar la primera mitad de esta década de cambios, que no por nada estamos en plena era de Acuario. Y como cada año en estas fechas toca echar un poco la mirada atrás y reflexionar sobre todo lo bueno y malo que nos ha deparado el año saliente, ya sabéis, por esa rara costumbre que tenemos las personas de añorar lo bueno y aprender de los errores (ahhh, si de verdad así fuera…). Y como aquí hablamos de cómics, pues vamos a hacer un repaso a cómo se ha portado el 2005 en lo referente al noveno arte.

cambios-positivos

Sin duda alguna este 2005 quedará en los anales de la historia como el año en que Planeta perdía, tras 20 años, los derechos de publicación de Marvel en España. 20 años. Se dice pronto. Atrás queda toda una generación que solo hemos conocido la edición de Cómics Fórum, para los que otras ediciones como Vértice o Bruguera no son más que cuentos con los que los más veteranos nos asustan de vez en cuando. Con sus cosas buenas y sus cosas malas, la editorial Planeta, y más concretamente su división Cómics Forum, será recordada como la editorial que afianzó el mercado del cómic norteamericano en nuestro país. Creo que su influencia no será nunca lo suficientemente apreciada y, aunque algunos opinen que su aportación se limite a un género menor como es el de tipos con mallas, yo soy de los que piensa que sin una sólida base con la que alimentar a las capas más jóvenes de la sociedad, el mundo “tebeístico” nunca podría haber salido de su reducto de incondicionales. Al final, estos 20 años de trabajo no fueron argumento suficiente para convencer a Marvel de la labor que la editorial estaba realizando era excelente y un gigante europeo como es Panini tomo el relevo en la publicación de los Spider-man y compañía. Ahora les toca a estos el demostrar que saben aprovechar el trabajo realizado y continuar la divulgación del cómic como medio cultural. Y mientras Panini únicamente tiene que “vivir de las rentas”, a Planeta le ha tocado (o se ha buscado, mejor dicho) la titánica tarea de recomponer el universo DC en el mercado español, algo que va a representar un gran esfuerzo pero que sin duda alguna a medio plazo puede suponer al menos las mismas alegrías que en su momento supuso la el establecimiento del universo Marvel.

Aunque no es una tendencia propia de este año, si no que viene de un poco más atrás, en menor medida el 2005 también ha servido para constatar que el mercado español del cómic esta llegando a un periodo de madurez que hace escasamente un par de años era impensable. A esto han contribuido de manera encomiable todas las pequeñas editoriales que han surgido para cubrir huecos específicos del mercado. La mayor parte de ellas han trabajado prácticamente sin medios, supliendo la carencia de estos con una ilusión y unas ganas de ofrecer productos interesantes que ya quisiera para sí alguna de esas compañías grandes. Por nombrar algunas: Dude, Aleta, Recerca, Dolmen,… todas ellas han trabajado duramente para ofrecer los mejores cómics que sus posibilidades les permitían al tiempo que realizaban una labor encomiable en una de las asignaturas pendientes de las grandes, la promoción del autor patrio. Porque más allá de experimentos (léase “línea Laberinto”) muy pocos, por no decir nadie, había gastado un duro (ahora un céntimo de euro) en permitir que los autores nacionales, tanto consagrados como nuevos talentos, tuvieran su rinconcito desde el que poder mostrarnos toda la calidad que atesoran. Y, repito, gracias a estas nuevas editoriales el panorama poco a poco está cambiando, y poco a poco está dándose un fenómeno que hacía mucho tiempo no se veía dentro de nuestras fronteras, que autores nacionales (el primero que me viene a la mente es Víctor Santos) sean reconocidos sin tener que salir fuera de nuestras fronteras a ganarse las habichuelas. Pero no nos engañemos, esto no ha hecho nada más que empezar y aun estamos a años luz de nuestros envidiados vecinos. Las editoriales están haciendo un esfuerzo titánico pero si entre todos no lo apoyamos, se quedará simplemente en eso, en otra intentona fallida.

Y, enlazando con el párrafo anterior, el lado amargo de que estamos llegando a una madurez de mercado viene dado por la economía más elemental. No olvidemos que, todas estas editoriales, pese a todo el amor e ilusión con la que trabajan, son eminentemente empresas cuyo objetivo final es ganar dinero. En un mercado maduro y, por extensión, saturado, es cuando los aciertos comienzan a contar de una forma muy importante. Y, jugando un poco a pitoniso, no me extrañaría nada que este nuevo 2006 comenzara a darse los fenómenos típicos de los mercados saturados, es decir, fusiones, absorciones e incluso cierres de algunas editoriales, quedando solo aquellas que tengasn las ideas más claras y sepan conectar mejor con los gustos del público. Que no nos entristezca pensar en ello ya que, por muy duro que suene, es una señal inequívoca de que el mercado es lo suficientemente fuerte como para evolucionar a la siguiente etapa, la de la profesionalización, que a fin de cuentas es lo que todos envidiamos de nuestros vecinos galos.

No ha querido esto ser un repaso exhaustivo al año que termina, tan solo un breve comentario sobre los temas que a mi entender han marcado el transcurso del 2005 y que a buen seguro seguirán dando que hablar en el 2006. Esperemos que se cumplan los augurios y el próximo año por estas fechas podamos volver sobre el tema y constatar que el mundo del cómic ha ganado que es, a fin de cuentas, lo que ha todos nos interesa.

v-for-vendetta-decade-wachowskis-dark-knight-anonymous

V de Vendetta “Ante todo decir que la expectación por ver la película era màxima por mi parte, ya que las referencias que tenía de ella no eran malas”

Jueves 30 de Marzo de 2006. Alrededor de las 22.30 horas. Cines Lauren de Reus… Era el día H. Me iba de pre-estreno…

Ante todo decir que la expectación por ver la película era màxima por mi parte, ya que las referencias que tenía de ella no eran malas. Y en el caso de una adaptación de cómic siempre es algo a tener en cuenta… Como sería que al día siguiente me examinaba de Macroeconomía y no las tenía todas conmigo… por no decir ninguna. Bien. Salí dos horas después intentando asimiliar lo que había visto fríamente. Así que a la espera de un segundo visionado, mi crónica sería la siguiente. Tenemos que estudiarla de 2 formas:

Analizando el film desde la perspectiva del espectador corriente que no conozca la obra de los sres. Moore y Lloyd, nos encontramos con una trama intrigante en que se nos narra la lucha de un único hombre por sus ideales, contra una Inglaterra futura, totalitaria y opresiva. La sociedad, aplastada por la bota dictatorial del Estado, se verá atrapada en medio del conflicto y deberá actuar en consecuencia. La película te lleva a cuestionar si, llegado el momento, vale todo. Si el fin justifica los medios y hasta qué punto puedes implicarte en tal batalla. La represión que se llevará a cabo silenciará las posibles voces en contra, muy en la línea de películas como “La noche de los lápices”. Es un punto interesante que te obliga a la reflexión cuanto menos. Ahora bien, la película adolece en alguna parte del metraje de un ritmo lento en el que no abundan las escenas de lucha y de un exceso de moralina en su desenlace. En cuanto a los actores, Portman mantiene su nivel habitual de buen hacer y Weaving es difícil de catalogar por el hecho de llevar una máscara en la cara, pero el resto del reparto no es como para tirar cohetes. Los extremos positivos serían los papeles de Creedy y El Líder y en el negativo el policía que persigue a V. Los primeros son bastante creíbles en sus papeles de brazo ejecutor y gran hermano respectivamente. No así el último, que parece bobo por momentos. Un pelele que no da la impresión de ser una amenaza en ningún momento, más bien al revés. Visualmente está bien conseguida, la fotografía trata bien a V especialmente, la acción está bien coreografiada y la música es adecuada. Por lo tanto, nos encontramos con una película de “palomitas” tal como la definió su propio director, destinada al consumo masivo y con una temática interesante.

v-for-vendetta-80462-1400x787

En cuanto a la película como adaptación pura y dura, decir que es la mejor hecha de obra alguna de Moore hasta el momento (cosa no muy difícil viendo “Desde el infierno” y “La liga de los Hombres Extraordinarios”). Aún así considero que es una versión edulcorada y blanda. Un tratamiento de la obra que adolece de la profundidad, los matices y la fuerza del original y pensado supongo para el gran público que representa el cine de consumo. No voy a entrar en detalles para no cargarme el suspense pero, a grandes rasgos esta sería la disección del largometraje:

La película está repleta de licencias respecto al original. Para comenzar se ha introducido un prólogo que, si bien ayuda a cimentar la base, desvela algún dato innecesario que es importante en el devenir del film. Después, se han introducido modificaciones en los status quo y motivaciones de los personajes, haciéndolos mucho más planos. Se han borrado completamente a otros o se les ha cambiado la personalidad que poseían. Si a esto le añadimos que pese a retratar un estado totalitarista y dictatorial, no consigue reflejar en su totalidad el ambiente oscuro de Lloyd ni la opresión del guión de Moore, nos encontramos con un sucedáneo descafeinado de V de Vendetta. Acierta a la hora de sustituir la guerra nuclear por una civil en EEUU., alterna escenas impactantes (como las luchas, la conseguida recreación de V o la caída de las fichas de dominó) con otras de vergüenza ajena (V friéndose unos huevos…). Y para colmo de males, el final es también diferente. Más coral y por lo tanto restándole individualidad al personaje de V.

Cabe decir que el sr. Alan Moore es uno de mis autores predilectos, por lo que conocía la dificultad de adaptar V de Vendetta. Como incondicional del cómic salí decepcionado, ya que con tan buenos mimbres, se podía haber trasladado una magnífica historia a la gran pantalla.

En definitiva, un intento de adaptar un excelente cómic con materia prima de sobras para realizar una gran película, pero que se queda por el camino deslumbrándonos con imágenes impactantes, pero sin cuidar el fondo en su justa medida.